Nuestros pardillos hacen sus pinitos.

Aprovechando el paseo por Valencia, los pardillos se ganaron con el son de sus voces y los acordes de sus instrumentos, el pan de la noche.

Poco a poco se van forjando nuevos tunos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *